“A ti, a ti, a ti”.

Blek.
2 min readJun 20, 2023

Es extraño como se extraña la tristeza, se había vuelto parte de mi, la melancolía era mi himno, el ser taciturno describía mi esencia, extraño las noches donde mi amor desahuciado tambaleaba ante la idea de un roce extraño, algo, lo que sea que pudiese liberarme de la agonía de ser un desolado.

Escribir en tinta y papel imaginario tesis y testamentos sobre como nadie, como nada, eran quiénes pudiesen apiadarse y comprender mi aletargada agonía, presente en cada latido, en cada suspiro, en cada esquina. Te imaginé tantas veces, escribí tu nombre sin saberlo, en cada canción que…

A veces despierto por la madrugada y acaricio tu cintura, tus labios, tus mejillas, tallo mis ojos, mientras rezo para mis adentros por que no desaparezcas, que seas real, que sigas allí por la mañana, que mis sueños no me traicionen en una mala pasada y como siempre, por la mañana solo esté mi almohada.

Pero no, sigues allí, tu calor, tus manos, tus pies. La tristeza diariamente me visita por las noches, me mira desde la ventana y solo puedo sonreírle, porque pasó de ser mi compañera a una visita ocasional, ahora tú, tú ocupas su sitio, y he aprendido a amarte, más de lo que le amé a ella.

Me gusta mirar el cielo nocturno, las estrellas y la luna, sigo suspirando cada que lo hago, pero ya no añoro, ahora mis suspiros son porque después de tanto pedirlo, después de librar mil batallas contra lo que yo idealicé como amor una Quimera, pude vencer, encerrar mis demonios y encontrarte a ti, a ti, a ti.

--

--

Blek.

Suelo escribir sobre nada, porque nada se siente.